San Cristóbal de las Casas: Donde moran nuestros ancestros.

Vicente Jiménez Olivera

 

El turismo, visto desde un enfoque económico, es hoy por hoy, una de las actividades de mayor crecimiento a nivel mundial y representa una oportunidad importante de desarrollo, prosperidad y bienestar para todos los involucrados en la actividad turística.


Si bien en el mundo existen diversos destinos turísticos reconocidos por satisfacer las necesidades y expectativas de quienes los visitan, México es privilegiado, pues posee una biodiversidad eco sistémica importante, una riqueza cultural excepcional y un patrimonio cultural tangible e intangible inigualable, tan diferente y único como cada uno de sus estados.


Chiapas por ejemplo, es uno de esos estados en donde el ecoturismo se ha desarrollado con mayor fuerza, pues sus paisajes naturales, la identidad cultural de sus habitantes, así como sus tradiciones y costumbres lo hacen poseedor de un alto potencial turístico y una esperanza de prosperidad para las comunidades locales. Esta es la razón por la que Chiapas se encuentra entre los estados favoritos (y obligados) a visitar, al menos una vez en la vida, tanto por turistas nacionales como extranjeros.


Son muchos los destinos turísticos que se pueden identificar a lo largo del país de manera general y en Chiapas de manera particular pero en esta ocasión hablaremos tan sólo de uno de ellos: San Cristóbal de las Casas, ubicado en una de las zonas montañosas del estado de Chiapas. Reconocido como Pueblo Mágico, apreciado y valorado por todos, desde los turistas nacionales y extranjeros que lo visitan por primera vez, hasta por aquellos turistas maduros, exigentes y experimentados asiduos, que vuelven al menos una vez al año. Aquí, todos pueden recorrer sus románticas calles y descubrir, entre los perdidos callejones, numerosos espacios, cargados de armonía y belleza rodeada de paisajes naturales, con un clima regularmente frío, al menos para quienes lo visitamos desde tierra caliente.


La ciudad de San Cristóbal de las Casas, es fácilmente reconocida por su arquitectura de estilo colonial, la cual se encuentra en su mayoría bien conservada, a pesar del paso del tiempo, los fenómenos climáticos y sismos, que de manera reciente y relativamente continua han afectado no sólo a Chiapas, sino también al resto del país.


Su diversidad gastronómica tradicional, los mercados donde puedes encontrar los mejores y más frescos productos de la región (vivos o muertos), tejidos, plantas medicinales y pueblos cercanos, como San Juan Chamula, son un recordatorio de nuestra herencia cultural, aquello que hemos perdido, que casi hemos olvidado, nuestras verdaderas raíces.


Para recorrer San Cristóbal, se recomienda alejarse de los planes pre-elaborados y rutinarios, dejarse llevar por lo desconocido, admirar sin prejuicios el ir y venir de sus habitantes, sus rutinas, en pocas palabras disfrutar las cosas sencillas de la vida, el día a día, como si las manecillas del reloj se hubieran detenido por un momento y los problemas diarios a los que podemos enfrentarnos en las grandes ciudades no pudieran alcanzarnos.


San Cristóbal de las Casas, sin duda, un lugar único en el territorio nacional.